Roser Nadal, neurobiología del estrés

Si analizamos la historia, se puede comprobar que las mujeres han realizado importantes contribuciones en el ámbito de los descubrimientos científicos, la innovación y las invenciones. Después de tu experiencia ¿Crees que el género afecta a la oferta de mujeres científicas y al desarrollo de su carrera? ¿Y a la transferencia?

Roser Nadal: Por supuesto, el género afecta de forma importante. Es bien sabido que en distintas disciplinas más mujeres que hombres se gradúan, realizan su tesis doctoral o incluso obtienen un puesto de postdoctorado. Sin embargo, a medida que subimos en la escala académica encontramos mayor proporción de hombres en cargos de relevancia (investigadores principales de proyectos, catedráticos). Esto es el denominado “efecto tijera”. En ciertos campos, como en las ingenierías (aunque la situación está cambiando), la brecha de género existe ya desde las etapas iniciales.

¿Qué te llevó a crear tu empresa?

Roser Nadal: He colaborado especialmente con empresas como Panlab-Harvard y con Oryzon-Genomics. Con la primera tuve durante unos años un convenio de colaboración para testar software y hardware de aparatos para el estudio de la conducta animal. Con la segunda compartí un proyecto de investigación RETOS COLABORACION del Ministerio para estudiar el impacto conductual en rata de diversos de sus compuestos. También he colaborado con el Servicio de Endocrinología y Radioinmunoensayo de la UAB, que dirige el Dr Antonio Armario, que es co-investigador principal de nuestro grupo de investigación. Dicho Servicio colabora con diferentes empresas para la detección de hormonas en fluidos biológicos.

Me llevó a colaborar mi interés por transferir de alguna manera mis conocimientos al sector productivo. Ha sido siempre una colaboración científica natural, no realmente buscada.

En tu opinión, ¿Crees que se están tomando suficientes medidas para promover acciones desarrolladas en el ámbito científico y académico orientadas a fomentar la participación de la mujeres investigadoras en la transferencia de conocimiento y la creación de empresas basadas en el conocimiento y la tecnología?

Roser Nadal: En absoluto. Hacen falta implementar muchas medidas. Yo destacaría actuaciones a tres niveles. A nivel educativo hemos de proporcionar a las niñas modelos de mujeres investigadoras, tecnólogas y emprendedoras. Probablemente el cambio en los modelos culturales servirá para modificar el “sesgo implícito” (inconsciente) de género que existe. Las mujeres, además, hemos de asociarnos para visibilizar mejor nuestra situación, en este sentido cabe mencionar el gran papel que están realizando asociaciones como AMIT (Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas). Finalmente son necesarias actuaciones políticas que permitan a las mujeres “romper el techo de cristal”.

¿Qué consejos podrías darles a esas mujeres investigadoras que estén pensando en emprender?

Roser Nadal: Que se formen, que se arriesguen, que no desistan, que aprovechen los recursos que existen (a veces de desconocen por falta de visibilidad), lo conseguiremos!

https://www.amit-es.org/cientificas/roser-nadal-alemany

Si te ha gustado ¡comparte!:
Roser Nadal, neurobiología del estrés
Scroll hacia arriba