Pilar Aranda: Mujeres académicas y transferencia de conocimiento

Si analizamos la historia, se puede comprobar que las mujeres han realizado importantes contribuciones en el ámbito de los descubrimientos científicos, la innovación y las invenciones. ¿Cree que el género afecta a la oferta de mujeres científicas y al desarrollo de su carrera?

Pilar Aranda: El género sí que afecta al desarrollo de la carrera de las mujeres, tenemos ejemplos de publicaciones recientes de la revista Nature, donde se muestra un trabajo muy interesante, que destaca que en esta pandemia han sido las mujeres las que menos han podido publicar. Este hecho está ligado a todos los temas de conciliación familiar.

Por otro lado, a lo largo de la historia a estas mujeres se les hace invisibles. Afortunadamente, hace ya algún tiempo que se va visibilizando el esfuerzo científico y tecnológico de muchas mujeres, de igual modo, los temas de conciliación han afectado claramente a esta visibilidad, por lo tanto, es fundamental seguir trabajando en mejorar este aspecto. 

¿Cree que se están tomando suficientes medidas para visibilizar el trabajo de las mujeres académicas en la transferencia de conocimiento y la creación de empresas basadas en el conocimiento y la tecnología?

Pilar Aranda: En mi opinión se está haciendo un buen trabajo, siempre falta, no podemos sentirnos satisfechos con los hechos, hay que seguir avanzando.  Yo soy una persona que creo en la discriminación positiva, me parece que es fundamental, y ha sido muy importante para poder visibilizar ese trabajo y esfuerzo por parte de las mujeres, tanto el individual como colectivo. Por otro lado, tenemos que tener muy claro que el tema de la corresponsabilidad lo que antes llamábamos conciliación, es fundamental para que puede ser realmente una posibilidad de poder llegar hasta donde cada una se quiera plantear. Precisamente, en un mundo como la creación de empresas que siempre ha estado muy ligado a la figura del hombre, hay que hacerse un hueco, un espacio y aportar medidas que posibiliten una incorporación más fácil que lo que ahora mismo está implantada.

A la luz de los resultados de evaluación del primer sexenio de transferencia ¿las académicas hacen menos transferencia? ¿la transferencia de las académicas es diferente a la transferencia de los académicos?

Pilar Aranda: Los datos que hemos visto sobre la transferencia de conocimiento son muy llamativos, aunque reflejan esto que estamos comentando, de cómo la mujer está un poco más apartada del mundo de la tecnología y de la empresa, no tanto del mundo científico que aunque en esta época hemos visto como ha disminuido, hay una alta producción de las mismas, tanto de mujeres como de hombres científicos. En cambio en el campo de la transferencia vemos como ha habido un elevado recorte de las académicas que hacen transferencia. Es un ámbito que va muy ligado a equiparar la igualdad en las condiciones en el trabajo y su desarrollo, si bien, la mujer ha tenido que tener una producción científica, llevar esas tareas familiares, tareas de la casa en un mundo tan importante donde también es fundamental que el hombre se incorpore, ya que se pierde una parte afectiva muy importante en la configuración de la personalidades. En este caso esa relación de transferencia más ligada a todo lo que son relaciones empresariales, relaciones muy ligadas a instituciones y administraciones etc, la mujer lo ha priorizado menos ya que ha tenido que atender otros aspectos que iban a ser más considerados en el desarrollo de su carrera porque tenía un mayor reconocimiento en la evaluación de su currículum.

En su opinión y como académica que ha conseguido ser Rectora de una de las universidades más antiguas e importantes de España, ¿qué opina de que en pleno siglo XXI y en un contexto de conocimiento al más alto nivel como el universitario, sea aún escasa la presencia de mujeres académicas excelentes en puestos de liderazgo en los ámbitos científicos y de gestión?  ¿qué queda por hacer?

Pilar Aranda: Sin duda hemos avanzado, pero queda mucho por hacer, ahora mismo dentro de la universidades públicas españolas estamos liderando 9 mujeres, yo cuando llegue ya había habido mujeres rectoras, pero fui la primera dentro de una universidad que tuviera más de 100 años.  Estuve casi un año y medio sola, pero bueno ahora mismo estamos 9, yo lo que si estoy viendo y me congratulo de ello, es que estamos perdiendo el miedo, ya son muchas las universidades donde mujeres se están presentando a ser elegidas, ha incrementado exponencialmente el número de mujeres que presentan su candidatura. Aún quedan por trabajar esas tareas de corresponsabilidad, ya que para poder ser candidata a rectora hay que ser catedrática. Es un hecho que todavía el porcentaje de mujeres catedráticas en relación al de hombres es significativamente bajo, hay diferencias, aún no se ha llegado en ningún momento a lo que se podría considerar cifras de igualdad. Los planes de igualdad de las universidades están abordando temas de cómo conseguir cerrar las brechas que puedan aparecer por ser madres o por tener que llevar a cabo cuidados especiales, de hecho nos podemos congratular  de que en determinadas convocatorias de proyectos de la propia evaluación de sexenios se han incorporado ámbitos específicos, y un tema muy importante, es que los periodos en los que se ha dedicado a una baja maternal o al cuidado especial por esa necesidad de atender a las tareas del hogar, no computen a efectos ni de becas, ni para un ayudante, ni de créditos que han dejado de darse etc. Yo creo que ha sido un adelanto importante, muy fundamental, pero creo que debemos seguir avanzando más en la materia.

Como mujer pionera ¿Piensa que este proyecto impulsado por la UGR de “Liderazgo emprendedor de las académicas” para incentivar la trasferencia de las académicas puede ayudar a estas mujeres investigadoras?

Pilar Aranda: El proyecto liderazgo emprendedor de las académicas, evidentemente lo coordina una mujer, esto es fundamental, porque nos damos cuenta que los modelos son muy necesarios,  hay que tener referentes de mujeres pioneras y mujeres emprendedoras porque esto también hace que se pierda esa idea de que son mujeres muy vanidosas, narcisistas o mujeres con mucha ambición, somos mujeres normales que nos apasiona ese trabajo y además tenemos ganar de ayudar.

Si te ha gustado ¡comparte!:
Pilar Aranda: Mujeres académicas y transferencia de conocimiento
Scroll hacia arriba