María del Carmen Llasat

«En muchas situaciones las diferencias de género no sólo las hacen los hombres, sino también las mujeres, como es el caso de la evaluación de proyectos. Y el mayor problema es que no son conscientes.»

¿En qué momento descubriste que querías dedicar tu vida al mundo de la investigación y la transferencia?

María del Carmen Llasat: En 1982 tuvieron lugar unas lluvias muy intensas en Valencia que llevaron a la rotura de la presa de Tous y la muerte de numerosas personas. Semanas después se producían otras inundaciones que asolaron Andorra y causaron muchos daños en Cataluña, Aragón y el Sur de Francia. Habiendo estudiado Físicas en la especialidad de Física de la Tierra y de la Atmósfera me sentí llamada a hacer algo que fuese útil a la sociedad y que evitase en lo posible que volviesen a producirse daños tan graves. A partir de ese momento empecé a investigar en los factores que producían las inundaciones y eso me llevó a establecer una colaboración multidisciplinar, primero con ingenieros expertos en avenidas fluviales, después con geólogos, historiadores, etc. En ese contexto empecé a trabajar con la administración pública sobre temas vinculados con los riesgos naturales, ya fuese en la recogida de medidas (instalando una red agrometeorológica), la interpretación y caracterización de los riesgos (por ejemplo, a partir de información del radar meteorológico), la predicción (heladas, incendios, lluvias intensas, granizo), la divulgación (que es una modalidad de la transferencia del conocimiento) y la propuesta de actuaciones en el ámbito de la decisión.

Si analizamos la historia, se puede comprobar que las mujeres han realizado importantes contribuciones en el ámbito de los descubrimientos científicos, la innovación y las invenciones. Después de tu larga experiencia ¿Crees que el género afecta a la oferta de mujeres científicas y al desarrollo de su carrera? ¿Y a la transferencia?

María del Carmen Llasat: Creo que afecta tanto en el desarrollo de la carrera científica como en la transferencia. Más bien, lo afirmo contundentemente. No se trata sólo de aspectos cómo la dedicación a la familia o más grave, el acoso y el menosprecio, sino de otros más sutiles. Está comprobado (y lo he vivido en persona) que a una mujer se le da menos tiempo que a un hombre cuando expone en público, que sus propuestas reciben una aceptación mayor si las hace un hombre, que se le exige más para demostrar su valía científica y técnica, que se pone más en duda lo que dice, que en una conversación técnica o científica el orante se dirige más al hombre que a la mujer… En muchas de estas situaciones las diferencias de género no sólo las hacen los hombres, sino también las mujeres, como es el caso de la evaluación de proyectos. Y el mayor problema es que no son conscientes.

¿Qué te llevó a crear tu propia spin-off? ¿Encontraste herramientas o profesionales que te ayudaran a desarrollar y poner en marcha tu idea de negocio?

María del Carmen Llasat: Yo no he llegado a crear una spin-off aunque me lo planteé. Pero precisamente unos años antes le había propuesto a un compañero crear una spin-off de meteorología, lo que en su momento despreció, para acabar creándola por su cuenta, con la ayuda de otros hombres del Departamento y la administración pública. Después, a lo largo de mi carrera científica he vivido una situación de moobbing laboral que me ha dificultado mucho la trayectoria. Estuvimos analizando con la Fundación Bosch i Gimpera de la UB la posibilidad de crear un spin-off pero mi grupo no llegaba al tamaño mínimo para llevarla adelante con éxito.

¿Crees que se están tomando suficientes medidas para promover acciones desarrolladas en el ámbito científico y académico orientadas a fomentar la participación de las mujeres investigadoras en la transferencia de conocimiento y la creación de empresas basadas en el conocimiento y la tecnología?

María del Carmen Llasat: No. No se están tomando apenas medidas. Menos discutir sobre si hemos de usar “os” o “as” y más compromiso en que las mujeres tengan las mismas oportunidades reales que los hombres y sean valoradas como ellos. Os pongo un ejemplo. En la UB cada año dan una Distinción por Actividades de Divulgación. El pasado 2020 me la dieron a mí, exaquo con otro profesor. De las siete ediciones que ha habido sólo han distinguido a dos mujeres, y en los dos casos ha sido exaquo. En los restantes casos nunca fue exaquo. Y lo mismo ha sucedido con el Premio Internacional Catalunya, en que las poquísimas veces en que le ha sido concedido a una mujer también ha sido compartido.

¿Qué consejos les darías a esas investigadoras que estuviera pensado en crear una spin-off?

María del Carmen Llasat: Que luche con el coraje que una mujer es capaz de tener y no le amilanen las dificultades. Y que apunte todas éstas para tenerlas presentes y todas las que vayan después que ella no tengan que pasar por lo mismo.

Su perfil completo en: https://www.sonpioneras.es/pioneras/maria-del-carmen-llasat-botija/

Si te ha gustado ¡comparte!:
María del Carmen Llasat
Scroll hacia arriba