Gestafit

Gestafit es un proyecto de investigación sobre el efecto del Ejercicio Físico sobre la salud materno-fetal. Proyecto aprobado por el programa Andalucía Talent Hub de la Agencia Andaluza del Conocimiento de la Junta de Andalucía, cofinanciado por el Séptimo Programa Marco de la Comunidad Europea, Acciones Marie Skłodowska-Curie (COFUND – Acuerdo nº291780) y por la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía. Dirigido por una de nuestras pioneras Virginia Aparicio.

Entre los aspectos a tener presentes en la búsqueda de una gestación saludable destacan los niveles adecuados de actividad física de la madre. Sin embargo, éstos tienden a disminuir durante el embarazo debido a los cambios físicos del mismo, o a la combinación de diversos factores sociales y psicosociales, como la creencia tradicional y errónea de que el reposo durante el embarazo es la conducta más segura. De hecho, en España, tan solo el 20% de las embarazadas cumplen con las recomendaciones de actividad física para esta etapa. En este sentido, el estilo de vida sedentario adoptado por muchas de estas gestantes le predispone a un mayor riesgo de obesidad, hipertensión o diabetes gestacional, entre otras complicaciones. Por el contrario, incrementar los niveles de actividad física durante el embarazo es una herramienta efectiva en la prevención de la diabetes gestacional, hipertensión, disnea, ganancia excesiva de peso y macrosomía fetal, entre otros. Además, el ejercicio físico, definido como aquella actividad física planeada, estructurada y repetitiva, enfocada a mejorar la condición física, incluyendo el de intensidad moderada-vigorosa, proporciona múltiples beneficiosos sobre la salud materna y fetal, sin efectos adversos.

La práctica de ejercicio físico durante el embarazo previene la diástasis abdominal, reduce el tiempo de hospitalización postparto y la incidencia de cesáreas, mejora la sensibilidad a la insulina y favorece un bebé con mejor puntuación en el test de Apgar, mayor desarrollo neuronal, mejor función cardiovascular y menos adiposidad. Es por ello, que mejorar la condición física a través de ejercicio físico regular adaptado durante el embarazo podría prevenir la aparición de todo tipo de alteraciones cardiometabólicas en madre y neonato.

Por último, durante la gestación se produce la denominada “programación fetal intrauterina” donde la sobreexpresión positiva o adversa de ciertos polimorfismos genéticos en el niño podría ser modulada por la dieta, estrés o niveles de actividad física de la gestante. En este sentido, una embarazada saludable y activa podría promover que su descendencia tuviera un mejor estado de salud a lo largo de su vida adulta.

Si te ha gustado ¡comparte!:
Gestafit
Scroll hacia arriba