Deporte y embarazo: salud por partida doble. Gestafit, proyecto liderado por nuestra pionera Virginia Aparicio

Cuando una mujer se queda embarazada, lo más habitual es que disminuya la práctica de ejercicio físico, o incluso lo suspenda. Sin embargo, cada vez son más las evidencias científicas que demuestran que cambiar el reposo por un entrenamiento pautado y adaptado a cada mujer mejora el parto y beneficia el desarrollo neurológico del bebé. Es el caso de Gestafit, un proyecto de investigación interdisciplinar desarrollado en la Universidad de Granada.

En Gestafit se analizan por primera vez la asociación entre el tiempo de sedentarismo y los niveles de actividad física medidos objetivamente, con las concentraciones sistémicas de marcadores glucémicos, lipídicos e inflamatorios, en mujeres embarazas en etapas de gestación temprana (n=50 mujeres embarazadas, con una edad de 33 años, índice de masa corporal 24.2kg/m2, edad gestacional 17 semanas).

Los bebés de las madres que realizan más actividad física durante el embarazo presentaron mejores niveles de saturación de oxígeno y menor acidez en la arteria del cordón umbilical, lo que podría estar indicando un funcionamiento óptimo tanto de la placenta como de los mecanismos compensatorios del feto ante las restricciones agudas de flujo sanguíneo producidas por las contracciones uterinas durante el parto.

Por otro lado, la actividad física es un revulsivo para no tener que enfrentarse a una cesárea. La investigación realizada lo deja claro: las mujeres que son más sedentarias durante el segundo trimestre de embarazo y practican menos actividad física en este período dan a la luz mediante cesárea en mayor medida que aquellas que realizan ejercicio de cualquier intensidad.

Actualmente Virginia está trabajando en el estudio de la descendencia (estudio «GESTAFITOS»).

“Sabemos que durante el periodo intrauterino se produce la denominada «programación fetal», en la que el entrenamiento a lo largo de la gestación pudiera haber tenido un efecto modulador positivo. En definitiva, el ejercicio podría haber encendido o apagado interruptores (expresión de ciertos polimorfismos genéticos) que podrían favorecer una descendencia más sana”, indica Virginia Aparicio.

Más información: https://cutt.ly/ffCzxC6

Si te ha gustado ¡comparte!:
Deporte y embarazo: salud por partida doble. Gestafit, proyecto liderado por nuestra pionera Virginia Aparicio
Scroll hacia arriba