Virginia Aparicio

Disfruto divulgando hallazgos que pueden resultar curiosos o de utilidad a cualquier persona.

¿En qué momento descubriste que querías dedicar tu vida al mundo de la investigación y la transferencia?

Virginia Aparicio: Siempre me ha entusiasmado aprender. Desde pequeña he sido un poco “bicho raro” porque me ha gustado estudiar. Con la investigación tienes garantizado que toda tu vida vas a seguir en cierto modo estudiando y aprendiendo cosas para no estar desactualizado. Al acabar la carrera me agobiaba la idea de dejar de ser “estudiante” y sabía que a través de la investigación esto nunca iba a pasar. En lo relativo a la transferencia, me gusta contar aquello que me parece importante que la población sepa. Disfruto divulgando hallazgos que pueden resultar curiosos o de utilidad a cualquier persona. Creo que es una obligación divulgar aquello que investigamos a la población general, que la gente sepa qué hacemos e intentar que entienda el significado de los pequeños pasitos que damos. Desde mi punto de vista, una de las claves para que la sociedad avance y no vaya al colapso está en la generación de cultura e ideas, en la I+D+i. Y para ello, la población debe saber que el dinero público que se dedica a Ciencia (una miseria) genera conocimiento y riqueza al país, que es una gran inversión como sociedad y que además, puede ayudarnos a no caer en nuevas crisis.

Si analizamos la historia, se puede comprobar que las mujeres han realizado importantes contribuciones en el ámbito de los descubrimientos científicos, la innovación y las invenciones. Después de tu larga experiencia ¿Crees que el género afecta a la oferta de mujeres científicas y al desarrollo de su carrera? ¿Y a la transferencia?

Virginia Aparicio: Indudablemente, las mujeres no han tenido las mismas oportunidades de acceso, opciones ni visibilidad. La vocación científica no se ha fomentado entre ellas y ellas no han contado con referentes. Arrastramos siglos de silencio en lo que respecta al reconocimiento de mujeres científicas. Por si fuera poco, hay un error de sesgo en la propia investigación, que se ha olvidado de las mujeres y ha generado conocimiento en base a un modelo totalmente androcentrista. En el caso de la investigación biomédica, este fenómeno es especialmente flagrante y afecta claramente a día de hoy al abordaje de la salud de las mujeres.

¿Crees que se están tomando suficientes medidas para promover acciones desarrolladas en el ámbito científico y académico orientadas a fomentar la participación de las mujeres investigadoras en la transferencia de conocimiento y la creación de empresas basadas en el conocimiento y la tecnología?

Virginia Aparicio: Creo que se están dando pasos, pero queda mucho recorrido aún. Las mujeres científicas siguen acusando más que nadie el techo de cristal y la conciliación familiar es especialmente problemática en este ámbito. Lamentablemente, la investigación o dirección de una empresa no entiende a veces de horarios, ni de fines de semana. La menor representatividad de las mujeres en altos cargos dentro de la propia Universidad y de las grandes empresas es clara, pero la tendencia está cambiando. Yo soy optimista y creo que en la próxima década, al menos en el ámbito académico, esta brecha se va a reducir bastante.

¿Qué consejos les darías a esas investigadoras que estuviera pensado en crear una spin-off?

Virginia Aparicio: Desde fuera les diría que confíen en su idea de negocio si la ven clara, y que se rodeen de buenos/as asesores/as que las ayuden en el proceso. Iniciar siempre asusta. En ese sentido, creo que el apoyo de instituciones públicas especializadas podría ser clave.

Perfil de Virginia completo en:

https://www.sonpioneras.es/pioneras/virginia-a-aparicio-garcia-molina/

Si te ha gustado ¡comparte!:
Virginia Aparicio
Scroll hacia arriba